Reseña de Malasanta de Tocornal





La vida es dura, eso es así, aunque a veces las tazas happy del desayuno nos pretendan decir lo contrario. La vida es extraordinariamente dura. Y para unos más que para otros. Por eso me encantan las novelas que me hablan de la vida sin aderezos. Y Malasanta lo hace, y de qué manera.

Llegué a esta novela por el nuevo boca-oreja de las redes sociales, todos estaban encantados con Antonio Tocornal, ese autor que me había cautivado con un relato hiperbreve aunque yo, antes de comprar su ultima novela, no lo relacioné. Debí hacerlo. Tocornal si algo hace bien es manejar las palabras a su antojo. Ese estilo es casi inconfundible.

La obra narra la vida en seis etapas de la protagonista, Malasanta, que se cría en un prostíbulo, La Ciénaga. 5, 15, 25, 35, 45 y 55 años de una persona completamente rota. Porque la vida, como os decía, es dura. Desde los años 60 hasta nuestros días Antonio Tocornal, con un lenguaje rico pero asequible, nos dibuja la vida de esta prostituta ya desecha.

Soledad, fragilidad, prostitución, son muchos los temas tratados en esta novela breve, y todos ellos descarnan al lector. Se pueden alabar muchos aspectos de Malasanta pero destaco la inteligencia del autor para narrar lo más marrano de la sociedad con una enorme limpieza. Es como si el poder de su narrativa fuera por un lado y la trama por otro. Pero confluyen. Casan. Encajan. Seamos sinceros, la historia es tan ruda que solo un estilo elegante la puede contar. Elegante, sí, queridos lectores, esa es la palabra. Antonio Tocornal, narrativamente hablando, es un tipo elegante que sorprende al lector destilando pureza en sus palabras. ¿Cómo una trama tan sórdida puede ser contada de manera tan pulcra? La respuesta es dominando la lengua.

Refuerza el autor los sucesos tirando de cierto simbolismo y así el lector se topa con nombres que definen y con objetos que permanecen presentes a lo largo de toda la lectura. Inteligencia, os decía.

Malasanta es una novela dura, de esas de puñetazo en el estómago, no lo voy a negar, y quizá por eso es necesaria, porque nos da una visión de la realidad que a veces rehuimos de manera intencionada. Hay que conocer todo lo que nos rodea, lo bueno, lo regular y lo malo. Hay que percibir la luz, pero también la niebla. Y de corazón os digo que Tocornal es único para eso porque pese a la miseria narrada la lectura resulta grata. Cada una de las seis partes puede ser tratada como un relato corto nacido para formar parte del conjunto final.

Bien la historia, bien la estructura, bien el lenguaje… Qué queréis que os diga. Es el momento de leer Malasanta y descubrir que la literatura actual se escribe con mayúsculas.

Antonio Tocornal es un autor muy premiado (Malasanta es la obra ganadora del XLI Premio de Novela Felipe Trigo) y yo no puedo evitar pensar: y lo que le queda, lectores, ¡y lo que le queda!

 

Next
This is the most recent post.
Previous
Entrada antigua