24.6.19

Reseña de libros blog palabras en cadena


Ha llegado el veranito y con él, mi archiconocido Leo en la piscina. 
Para los que se incorporan ahora, aclaro. Reseñó esos libros que voy leyendo mientras tomo el sol... y que me encantan... 

Y comenzamos con «Las flores no sangran» de Alexis Ravelo
Es quizás curioso que cuatro años después de publicada decida empezar a leer Alexis Ravelo a través de esta novela en vez de a través de su conocidísima «La otra vida de Ned Blackbird» o de su última novela, «La ceguera del cangrejo».

Una serie de catastróficas desdichas me lleva este libro y yo , que tengo una extraña tendencia a hacer caso caso de las catastróficas desdichas, lo leo. Sin más. 

Nos traslada el autor a Gran Canaria, a sus barrios, a sus calles, a sus suburbios de la mano de una novela canalla.(¡Cómo me gustan las novelas canallas!). Escenario curioso para una novela negra. Ya lo cuenta al principio el propio autor, allí rara vez sucede un crimen. 


Primera sorpresa de Ravelo, el escenario. Segunda sorpresa, sus personajes, canallas todos ellos, ladrones de pacotilla, que se disponen a dar el gran golpe (en cierto modo, estos personajes recuerdan a los de la serie «La casa de papel» pese a ser anterior a la misma). Tercera sorpresa, la picaresca española. Esa picardía tan nuestra que debería estar más reflejada en las novelas que llegan a nuestras librerías, pero que desde hace mucho tiempo no está presente. Y en Ravelo, sí. Y muy bien representada. 

Y ahí están, ahí tienes a estos ladronzuelos de medio pelo secuestrando a la hija de uno de los hombres con más poder de la isla. Unos mangantes creíbles, reales. Normales y corrientes. Ese tipo de persona que te cruzas por la calle sin saber a qué se dedican. Gente que en el fondo solo busca sobrevivir.

No hay aspavientos en la trama ni supervillanos que protagonicen la misma. Tan solo el día a día de la supervivencia. Mi día a día, tu día a día. ¿Hasta dónde llegarías para sobrevivir? 

La novela, divertida y algo alocada, hace la denuncia social que toda buena novela de género debe hacer. Pero en la clave más compleja, la del humor. Casi oigo redoblar los tambores. Más difícil todavía…

El lector acaba amando a esa panda de sinvergüezas y desea con todas sus fuerzas que seguir leyendo para darles todo su apoyo. Pero, ¿esta panda no eran los malos? Quién sabe, quizá no lo eran. 

En esta obra de Alexis Ravelo crece todo conforme pasas cada página. Crece la historia, aumenta el ritmo hasta hacerla frenética, evoluciona cada uno de los personajes.
Una genialidad de principio a fin que te deja con ganas de más novelas canallitas tan bien partidas.

El Alexis Ravelo un escritor a leer. A leer muchas veces, diría yo. 
¿Conoces algún autor de este tipo de novelas que me pueda estar perdiendo? 









0 comentarios: