28 noviembre 2017

Reseña Mujer justa, en el blog Palabras en cadena de Rita Piedrafita


Más que una reseña esto son unos breves apuntes a la lectura de La mujer justa de Sándor Màrai. Si tuviese que valorar esta obra con estrellas, al más puro estilo Goodreads, le daría tres y pese a eso recomiendo leerlo. Por algo será.
Es curioso. Recomiendo un libro de 3 estrellas. Pensándolo bien no es la primera vez. Es más,  tras intercambiar opiniones sobre este libro quizá su puntuación sea un cuatro… No sé.  

Te voy a explicar el porqué. Creo de corazón que La mujer justa es una gran novela, pero algo en su trama no me encaja. Ha habido escenas, o tal vez solo sea  el último monólogo, que no me ha parecido del todo creíble, veo algún fallo en lo que nos cuenta, ojo, lectores, que no falla en cómo nos lo cuenta, sino en qué me quiere contar. Pero pese a eso, y a mi insistente manía de leer con lápiz y papel, creo que, pretendiendo ser justa,  este libro es MUY BONITO.

Sándor Màrai divide su obra en tres monólogos. Cada uno de los narradores pertenece a una clase social diferente, baja, media, alta. Y esa estructura, que en principio puede asombrar, a mí me encantan las historias narradas en primera persona, se ha convertido, para mí en el único "pero" de la obra.
Me descuadra la parte final de la trama, algo no me encaja con el relato de Judith, la encargada de decirnos que se siente desde la pobreza, desde una clase social desfavorecida, y no me encaja hasta el punto de "estropearme" el conjunto, que hasta ese momento era de aprobado muy alto, quizá notable.

Reseña Mujer justa, en el blog Palabras en cadena de Rita Piedrafita
Foto de la escenificación de La mujer justa


Cierro el libro, levemente decepcionada, y recapacito. Màrai hace que el lector reflexione sobre las clases sociales, mejor dicho, sobre las injustas diferencias entre clases sociales, sobre la cultura, (te vas a cansar, querido lector de subrayar y subrayar frases  que te hablan de libros y de lecturas), sobre  la política o sobre la guerra.
Y subrayas porque su lenguaje es cuidado y con un ritmo sorprendente. Adaptado en las dos primeras partes a la perfección. A la abnegada esposa, a el pragmático esposo... Debo añadir, una vez más, que no es así, para mí, en la tercera parte.
Su prosa es bonita, preciosa diría. Un libro que te gusta leer, que saboreas, que disfrutas. Novela que no devoras. La ingieres lentamente.
Y es que este libro es pausado de principio a fin, lento. Te obliga a avanzar despacio, deteniéndote en cada frase, en cada párrafo. Solo por eso hay que leerlo.



¿Quieres leer la mujer justa?




Analizas preciosas reflexiones que huyen de la cursilería y del tono rosa que se suele dar al amor, y eso, yo, personalmente, lo agradezco.

Porque es también un cuento sobre el amor visto desde diferentes puntos de vista. ¿Qué es amor? Sándor Màrai parece decirnos que amor es muchas cosas y todas ellas son válidas.
Pese a algún "pero", ¡qué libro no lo tiene!, regalaré esta Navidad "La mujer justa"


Para que alguien disfrute leyéndola. Eso sí, como dice la canción, despacito… 









0 comentarios: