18.4.18


texto de Rita piedrafita para Palabras encadena


Una foto mía puede vender 15 de tus libros. Podría empezar así este texto, pero no lo voy a hacer. Y no lo voy a hacer por algo muy sencillo. Yo no leo para ayudarte a vender libros. Yo no subo fotos para que la gente vea que leo mucho. Yo no comparto mis fragmentos preferidos para exclames, totalmente repantigado en el sofá de tu casa con tu flamante iPad en la mano, ¡OH!¡PERO QUÉ CHICA MÁS LISTA!


Te voy a contar mi día a día lector. Me levanto, sobre las 8, y sentada con un café reviso mis redes, que sí, que molan, pero cuando medio dormida ves 38 notificaciones de Facebook en la app del móvil quieres morir. Te lo aseguro. O quizá morirte no, que exagero, pero volver a la cama y taparte como si hubiese un monstruo en el armario, sí. 38, 38, 38, ese numero tiembla en tu mente, cuando tu dedo se desliza por la pantalla camino de una nueva app… Twitter. Dios mío, si Facebook tiene 38, twitter tiene: 25. Minipunto para Face.

texto de Rita piedrafita para Palabras encadena


De ahí a Instagram, que me da poquito trabajo por las mañanas, y ¡Alehop! ¡Saltamos de felicidad! Abrimos el correo, y las diferentes aplicaciones de mensajería instantánea, consultamos el blog, buscamos contenido interesante para darles algo más a tus lectores habituales.

Me han dado las 9.15 y toca irse a trabajar. Porque, aunque parezca raro, yo no vivo de la lectura. Y trabajo. Y en mi trabajo, saco huecos seguir contestando mails, mensajes, o “replies” de gente que me sigue en las redes. Llevar mis redes sociales es un trabajo en sí.

Volvemos a mi fascinante vida lectora… Intento leer a medio día, cuando me dejan, unos 40 minutos. Y ¡ea! Rita, a trabajar de nuevo. Que los libros son bonitos, pero alimentan poco.
De ahí, vuelta a empezar, porque vienen empujando los de atrás, que decía la canción. Redes, fotos, reseñas… es un trabajo de unas 2 horas diarias. Incluidos sábados y domingos… y ahora yo te pregunto: ¿De verdad crees que subo esa foto tan chula que me ha costado 50 minutos conseguir por creerme poseedora de una falsa superioridad moral?
¿De verdad crees que leo porque me creo que leer me hace mejor persona que el vecino de 4º derecha que no lee?
¿De verdad algo te indica que, si pensase que el infierno es un sitio ideal para jubilarse de la vida, dejaría de leer?

Yo leo porque no sé vivir sin hacerlo. Sin más. Y podría decir que comparto para que la gente lea, porque no entiendo que alguien no disfrute de un libro, es como cuando alguien te dice que no le gustan las mandarinas. Tú, que lloras cuando desaparecen de las fruterías, piensas: ¡pero sí a todo el mundo le gustan las mandarinas! Podrá dar mil motivos los que POSTULEO pero la realidad es que lo hago porque me da la real gana. También sin más.




5 comentarios:

Gema dijo...

Gran entrada, gran reflexión. Me gusta tu postuleo. Un saludo.

Juan Carlos Galan dijo...

Muy buena reflexión, Rita. Coincido con todo lo que allí dices. Nos gusta leer y nos gustaría que leyese más gente porque cuantos más fuésemos mejor nos lo pasaríamos intercambiando opiniones y puntos de vista, ¿verdad? Quienes se burlan o desdeñosamente dicen palabras como "¡qué chica más lista!" demuestran lo poco que les interesa a ellos la lectura. Y es una lástima. es una lástima que en una conversación grupal uno tenga que morderse la lengua para no parecer pedante ante los otros. ¿Pedante por opinar de una novela de la que todos hablan pero nadie seguramente ha leído? Es increíble, pero es así. Por eso hago mi blog porque me encantaría que mucha mucha mucha gente leyese y opinase sin miedos tontos a nada.
Un beso

Rita Piedrafita dijo...

Gracias, chicos
Es difícil hoy hacer entender hoy en día que hablamos de libros solo porque nos gustan los libros. Sin más.

Paseando entre páginas dijo...

Una reflexión muy cierta, de verdad, leemos porque queremos y no hay más.

Un saludo,
Laura.

Rita Piedrafita dijo...

Para mí, así es. Leemosmporque queremos :)