30 enero 2018



Se le escapaba la vida, así comienza la barbastrense Inés Plana la novela de la que todo el mundo habla este 2018.
Se le escapaba la vida, nos dice la autora… Y efectivamente, a Sara Azcárraga se le escapaba la vida… Se le llevaba escapando muchos años. Y no solo a ella, sino a varios de los personajes del “thriller” social que Inés Plana nos presenta.
Pero vamos por partes, lectores, vamos por partes. Un hombre que aparece ahorcado y sin ojos, pero con un papel en su bolsillo con el nombre de Sara Azcárraga, la misma Sara a la que se le escapaba la vida. De ahí parte la autora para abrir su jugada. Morir no es lo que más duele, la novela por la que está apostando fuerte este comienzo de año Espasa Editorial está planteada como el tablero de uno de esos juegos modernos en los que el reto está en encajar las piezas. Ya sabéis de que os hablo, primero retos facilitos, pero poco a poco la cosa se complica. Así es la apuesta de esta novela negra. Un reto para el lector, un reto para su creadora.
Inés nos presenta una novela de muchos personajes, pero todos ellos importantes. Un pueblo, su pasado, su presente, y quién sabe si su futuro, forman la trama de esta historia. Una historia que comienza con el estilo clásico de novela negra; un hombre muerto en extrañas circunstancias, un guardia civil, Julian Tresser, y  su ayudante novato, un pueblo pequeño como escenario… El lector comienza leyendo una novela de género de corte moderno, que incita a leer, que entretiene… Y que da un giro brutal hacia la mitad de la novela.
(Arriesgada apuesta de una autora novel)
Y ese giro, no cuento mucho para que el futuro lector se sorprenda tanto como yo, hace que la segunda mitad de la novela sea totalmente diferente de la primera. Y ahí comienza el juego, el desafío. Ahora el lector debe encajar junto a la escritora las piezas que quedan sueltas en el tablero de juego. Este reto es difícil, pero la lectura ha de continuar, y nos gusta lo que leemos. Somos lectores que quieren riesgos. Queremos tramas que nos aporten algo. Por eso leemos.
Morir no es lo que más duele deja de ser novela negra al uso para convertirse en un observatorio de la maldad, de la crueldad. Esa atrocidad que la novela narra desemboca en dolor, mucho dolor. Y ahora nuestro tablero tiene dos bandos, los malos, salvajes, sádicos, inhumanos, los buenos, perdiendo las fuerzas poco a poco, y los que tratan de acabar con los primeros para aportar un poco de felicidad a los segundos.
Pasado y presente se alternan en la narración para que las piezas encajen. Y encajan. Encajan entre vidas rotas y mentes perversas.
Inés  Plana ha querido denunciar en su primera novela, y eso es de admirar. Morir no es lo que más duele no es la resolución de un caso, no es “se ha escrito un crimen”. Morir no es lo que más duele es gritar basta ya a la barbarie. Es enfrentar al lector a las cosas que pasan. Es decirle al mundo: Esto señores pasa en Uves, escenario de la historia, pero pasa también en tu pueblo, y en tu ciudad.
Hay gente mala, nos dice Plana cuando la leemos. Hay gente mala que juega con tu vida para divertirse, y eso tiene que cambiar.
Se le escaba la vida, así, os decía, comienza Inés su novela, se le escapaba la vida, pero aún así, morir, para Sara no era lo que más dolía.

Morir no es lo que más duele, reseña de la novela de Inés Plana Palabras encadena Blog de lectura


6 comentarios:

Chechu Rebota dijo...

Me había llamado bastante la atención en las librerías, porque esta en todas partes y tanto el título como la sinopsis sin de esos que atraen, pero tras tu reseña me ha parecido aún más interesante. A ver si lo leo en breve y puedo opinar. Ese giro que comentas ha despertado mi curiosidad.

Rita Piedrafita dijo...

La verdad es que a mitad del libro te sorprende... solo puedo decir eso :)

Inés dijo...

Gracias Rita! Cada vez que leo o me encuentro con tu maravillosa reseña sobre mi novela me siento tan emocionada y agradecida que pienso en el poco tiempo que hubo en Barbastro para agradecértelo en persona y lo lamento. Espero volver pronto!!!

Rita Piedrafita dijo...

Gracias a ti Inés, seguro que algún día en Madrid nos podemos tomar un café bien largo para hablar de todo :)

Carmen en su tinta dijo...

Hola. Esta semana he comenzado su lectura y ha sido una alegría encontrar tu reseña. Gracias.

Un beso.

Rita Piedrafita dijo...

Pues si quieres la comentamos cuando acabes! Será un placer :)