5.12.17

Reseña del nuevo libro de Carlos Mayoral, empiezo a creer que es mentira de Carlos Mayoral, por Rita Piedrafita



Leer a Carlos Mayoral, cuando eres la amante perfecta de la literatura, siempre aporta. Aporta porque Mayoral sabe, y mucho, de libros y de quienes se encargaron de escribirlos tan bien que llegan a clásicos.
Si en Etílico nos deleitaba con 5 autores, de esos que todos queremos como si fuesen familiares, en Empiezo a creer que es mentira, o verdad, o verdad tachada que titula el propio autor, nos presenta a más de 50... ¿Nos presenta? No, no es eso. Carlos no nos presenta a nadie, porque quién se adentra en el mundo Mayoral ya sabe lo que hay, y de antemano conoce a esos escritores-personajes que forman parte de sus novelas.

Empiezo a creer que es mentira arranca con fuerza, tanta que casi asusta, (ay, si no fuese capaz de mantener ese arranque). El caso es que abre el libro con tanta fuerza que te engancha. YO, que por motivos de guion tengo que leer el libro de una manera LIGERAMENTE distinta a como deseaba, léase ahora que quería ver si era posible reseñar antes de navidad porque Carlos y sus letras siempre me gustan como posible regalo, he acabado leyendo el libro del tirón, cosa que no hubiese hecho si la navidad no estuviese tan cerquita.
Así que ahí va mi recomendación antes de la reseña en sí. Lee este libro despacio, capítulo a capítulo. Un par de capítulos cada noche, o día o mediodía, eso ya a tu gusto. Disfrutarás y sobre todo aprenderás mucho de lo leído.

Tras esto, déjame que te cuente que ocurre en Empiezo a creer que es mentira. Que vas a hallar en sus páginas... Vas a tropezarte con LITERATURA, y la pongo con mayúsculas porque Mayoral hace la literatura grande. Muy grande.
En este libro lo componen un preludio y 49 capítulos que nos guían a través de la lectura. De tus lecturas. De esas obras que como buen lector amas. A la primera de cambio, en la tercera historia, Mayoral me invita a sentir el miedo de Bécquer. Me invita a mí, que le estoy leyendo y avanzo a través de la cultura de terror fascinada. Poe, Goethe, Wilde, Stoker...Cuánto aprende el lector de Carlos. Cuánto aprendes de esas obras que ya has leído. Porque tú has leído a esos autores y has sentido ese miedo. Pero Mayoral te aporta el conocimiento. ¡Qué es muy importante es aprender leyendo!
El miedo, la locura, la muerte, el suicidio, la tristeza y hasta la posibilidad o imposibilidad de enfrentarte el Ulises de Joyce, en mi caso confieso mi imposibilidad, creo que me llevaré a la tumba el extraño orgullo de no haberlo leído y de no tener ganas de hacerlo.

La literatura revive dentro de esta obra. Alfonsina Storni, Baroja, Galdós, Gabo, Faulkner, mi idolatrado Unamuno, o Cervantes, los clásicos reviven de la mano de este escritor que parece conocer todos los entresijos de la sociedad literaria.
España dio, y da, lee a Carlos y verás que no miento, o a Celso Castro, tan buenos autores que cuando entrar en el mundo creado en Empiezo a creer que es mentira recuerdas no solo esas obras que su autor nombra, como Niebla o Mientras agonizo, sino aquellas que leíste y no están. No todas pueden aparecer, pero las que aparecen te gustan. Y empiezas a ver este texto como un homenaje a los clásicos. A aquellos escritores que siempre aparecerán en los libros de texto.
Por eso hay que leer despacio. Por eso y porque Carlos Mayoral te enseña a leer mejor. A ver cosas que no viste, o que no acabaste de comprender en su momento. Casi te puedes plantear leer todas y cada una de las obras nombradas.

Te decía que a mí me encandilan las letras de Carlos, porque amo la lectura. Y tú, que en este momento me estas leyendo, la amas igual que yo, por eso me lees, te identificas conmigo. Así que ahí va mi regalo. Pide en tu carta a los Reyes este libro y disfruta. Disfruta tanto como yo. Valdrá la pena.
Ahora, deposito mi ejemplar en la mesita para comenzar de nuevo, pero esta vez, un capitulo cada noche.


Gracias, Carlos Mayoral, por enseñarme a amar más aún los libros, y a Círculo de Tiza por editarlo

0 comentarios: